¿Qué es la Amortización?

La amortización hace referencia a la pérdida de valor que registra cualquier elemento con el paso del tiempo, de ahí que se defina como una manera de cuantificar la pérdida de valor.

El término amortizar se define como la manera de distribuir el coste de una inversión como gasto durante los periodos en los que esa inversión va a permitir conseguir ingresos. Este concepto es la expresión contable de la depreciación que sufren los elementos del inmovilizado, ya sea por motivos tecnológicos, el paso del tiempo o el uso.

Función de la Amortización en una empresa

A los gastos generados por la actividad empresarial debe sumarse la amortización del inmovilizado material.la amortización se dedica a cuantificar esta depreciación que, a su vez, puede tener tres motivaciones distintas: física (el activo pierde valor con el paso del tiempo, se use o no), funcional (en relación con el uso que se le dé al activo) o económica (también denominada obsolescencia: la aparición de novedades tecnológicas convierte a un activo en obsoleto).

Uso de la Amortización en una empresa

La amortización facilita el cálculo de los gastos, cuya diferencia con los ingresos contribuye a obtener el cálculo de los resultado de explotación y valorar el patrimonio de una compañía. A través de este término se añade a los productos el gasto de la depreciación.

La amortización además permite calcular correctamente los gastos, cuya diferencia con los ingresos permite calcular los resultados de explotación y valorar adecuadamente el patrimonio de la empresa. Mediante la amortización, se incorpora a los productos el gasto de la depreciación.

Hay distintas formas de calcular la amortización de un activo. Para ellas se debe tomar en consideración la vida útil del activo fijo y el número de unidades productivas que espera extraerse de él durante su vida útil. Una forma común (e intuitiva) de calcular la amortización es dividir el valor total del mismo por el número de unidades o ciclos productivos.

Contablemente hablando, un inmovilizado pertenece al activo de nuestra empresa. Esto es un bien que poseemos y, el cual, con el paso del tiempo y el uso, se irá estropeando o quedando obsoleto.

Un inmovilizado puede ser material, como por ejemplo una mesa o un ordenador, pero también puede ser inmaterial o intangible, como una licencia de un software o incluso una cesión administrativa.

El tiempo que ese activo (inmovilizado) permanece con nosotros, suele ser lo que llamamos la vida útil del bien.

Claves para la amortización en Activos

Precio de adquisición: Daremos de alta nuestro inmovilizado por el valor del precio de adquisición. Algo a tener en cuenta es que el precio de adquisición será siempre por el valor de la `Base Imponible´ de nuestra factura, pero no incluyendo el IVA. Si hiciéramos esto último, alteraríamos su valor.

Amortización acumulada: Aquí se irá acumulando, cada periodo, la cantidad que hemos decidido amortizar. Este resultado es el que refleja, contablemente, la amortización total que llevamos realizada de un inmovilizado hasta el momento. Esta información irá reflejada en una cuenta de balance.

Valor contable: es el valor que, en un determinado momento, tiene tu inmovilizado. Si por ejemplo, quiero vender mi computadora y necesito saber a qué precio debería venderlo para no tener pérdidas, calcularé su valor contable.

Vida útil: Tiempo que va a estar nuestro bien trabajando día a día a pleno rendimiento. Este elemento es importante porque entrará dentro del cálculo de la amortización. Para saber la vida útil que debes aplicar a tus inmovilizados, puedes consultar las tablas de amortización oficiales. Estas tablas están publicadas en la página de agencia tributaria.

Aquí en Software de Activos te queremos dar la mejor garantía de tener un software especializado en activos fijo y cómo puedes darle una vida sutil a tus aparatos, así como ayudarte a tener una mejor administración de los bienes de tu empresa, acércate ahora y encontrarás la mejor oferta del mercado.