En Software de Activos fijos tratamos de darte toda la informacion relacionada con el tema de Control de Activos Fijos y en este articulo te escribimos sobre la revaluación de activos fijos de tu empresa y los aspectos fiscales y contables.

La revaluación de activos fijos es el procedimiento necesario para llevar a cabo la adecuación entre los valores reales y los expresados en libros cuando la discrepancia ha llegado a un punto en el que los valores en libros carecen de significación y realidad.

Aspecto fiscal de la revaluación de activos fijos.

La Ley del Impuesto Sobre la Renta grava los ingresos provenientes del capital, del trabajo y de la combinación de ambos, entendiéndose como ingreso toda clase de rendimiento, renta, utilidad, intereses, provecho, producto, participación y en general, cualquier percepción en efectivo, valores, especie o en crédito que modifique el capital del contribuyente.

Derivado de lo anterior podría pensarse que la revaluación de activos fijos representaría ingreso para la entidad, sin embargo, en la Ley del Impuesto Sobre la Renta se aclara este pensamiento estableciendo en el artículo 16 “No se consideran ingresos los que obtenga el contribuyente por aumento de capital, por pago de la perdida por sus accionistas, por primas obtenidas por la colocación de acciones que emita la propia sociedad o por utilizar para valuar sus acciones el método de participación ni los que obtengan con motivo de la revaluación de sus activos y de su capital.”

Aspecto contable de la revaluación de activos fijos.

Las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) requieren que los activos se registren al costo, pero para los activos fijos permiten dos modelos: El modelo del costo y el modelo de revaluación.

En el primer modelo se presentan los activos fijos a su costo histórico menos la depreciación acumulada y las pérdidas acumuladas por deterioro. En este modelo no hay ningún ajuste por el incremento en el valor debido a las cambiantes circunstancias.

A su vez, las Normas de Información Financieras (NIF), publicadas por el CINIF indican que todo activo deberá ser registrado a valor razonable, término que define como “El precio que se recibiría al venderse un activo o se pagaría por transferir o liquidar un pasivo en una transacción ordenada entre participantes del mercado, a la fecha de valuación.”

En el segundo modelo, de revaluación, el activo se registra al costo, pero posteriormente su valor en libros se ve modificado por la apreciación de valor al ser llevado a la su razonabilidad.

Sencillamente en el modelo de revaluación de activos fijos permite un ajuste tanto a la baja como al alza en el valor de un activo fijo mientras que el modelo de costo solo permite el ajuste a la baja a cause del uso o deterioro de los mismos.

Bajo el modelo de revaluación, las NIIF, permiten que estas se realicen de manera regular, de manera que el valor en libros no difiera del valor razonable a la fecha del balance.

Si el resultado de la revaluación de activos fijos trae un incremento en el valor, se deberá acreditar el patrimonio por Superávit por revaluación a menos que represente la reversa de un decremento en la revaluación del mismo activo, anteriormente reconocido como gasto, en cuyo caso deberá ser reconocido como ingreso.

Conclusión.

La revaluación de activos fijos es una medida que no es obligada a realizarla por ningún ordenamiento y, además, no surte efectos fiscales. Realizara depende de la entidad. En principio es recomendada para tener razonabilidad en la información financiera presentada con la realidad.

La adecuación de los estados financieros trae consigo ventajas de presentación de la información financiera con terceros, por ejemplo, con el objeto de mejorar las posibilidades de crédito.