La administración de los activos fijos de una empresa es uno de los puntos más importantes para poder utilizar los recursos tangibles e intangibles con el fin de facilitar las tareas de una organización. Saber las diferencias entre activos circulantes y activos es de suma improtancia en las empresas para conocer el estado de los inventarios mientras se conoce la capacidad de movimiento de estos.

Aquí hablaremos de las diferencias básicas entre ambos tipos de activos. Solo recuerda que dependiendo de las características de cada compañía, aquello que podría clasificarse de una manera, también podría clasificarse de otra.

¿Qué son los activos fijos?

Los activos fijos son aquellos bienes que no pueden ser convertidos en dinero en menos de un año. Otra de las denominaciones clásicas que se utiliza es el activo a largo plazo. En este apartado se incluyen los edificios, los bienes de equipo o el material de oficina.

¿Qué son los activos circulantes?

Los activos circulantes están formado por aquellos bienes que sí pueden ser convertidos en dinero en menos de un año. Lo normal es que nos refiramos a la mercancía, facturas pendientes o deudas que hayan contraído con nosotros a corto plazo. En definitiva, todos aquellos bienes y derechos a corto plazo.

Principales diferencias entre activos fijos y activos circulantes

  • Capacidad de moverseLos activos fijos suelen estar inmovilizados como la planta, maquinaria y equipo. De otro lado, los activos corrientes suelen ser los que se mueven más en una compañía, casi diariamente y que pueden ser volátiles para usarse u ocuparse para trabajos tales como las materias primas para las fábricas industriales o el stock de una tienda.
  • El valor de cada uno
    Como el activo circulante deberá convertirse en efectivo antes de un año, se reflejará en los estados contables como parte del flujo de efectivo que es parte del patrimonio. Por otro lado, los activos fijos se capitalizan dentro del balance de situación de acuerdo a su valor inicial y también se integran al patrimonio. Además, los activos fijos se deprecian o amortizan anualmente, para reflejar su pérdida de valor en el mercado. 
  • La manera de financiación
    Si por un lado los bienes fijos son usados para cumplir con la misión de la empresa y mantener su operatividad, y no son devueltos al mercado sino hasta que son enajenados. Los corrientes son activos que se comercializan a diario y sirven para que la empresa obtenga el financiamiento que necesita para sostenerse.

Cuando se quiere conocer el valor de una empresa es importante saber el balance de situación sobre los activos. Software de activos tiene las herramientas necesarias para informar cómo se están gestionando los activos de cada empresa, es decir, el activo corriente, el no corriente y los bienes inventariados.

 

Nuestra puntuación