Un determinante importante de la rentabilidad de una empresa es lo bien que gestiona los activos fijos, tales como las plantas de producción, propiedades, equipos y otros activos que contribuyen al volumen de la producción potencial de la compañía. Una empresa más grande puede ser capaz de manejar un mayor volumen de producción, pero a menos que la empresa sea capaz de convertir ese potencial en ventas reales, es sólo un gasto desperdiciado. Ahí es donde la rotación de activos fijos entra en juego.

 

Para poner esta métrica en marcha en un software de activos, sigue estos pasos:

 

Primeramente contar con un buen software de activos y así encontrar las ventas netas en la parte superior de la cuenta de resultados.

 

Encontrar activos netos fijos mediante el uso de los balances del año en curso y el año anterior: Añadir los activos fijos netos del año en curso y el año anterior en conjunto, y luego dividir el resultado por 2.

 

Divide las ventas netas de la respuesta del paso 2 para encontrar la rotación de activos fijos, todo esto se logra con un software de activos fijos que haga todas estos movimientos.

 

La rotación de activos fijos te dice lo bien que las empresas utilizan sus activos fijos para crear ventas. Tendencias en esta relación son un elemento crítico cuando las empresas están decidiendo si o no para ampliar su volumen de producción. Una alta rotación de activos fijos significa que una empresa está utilizando eficientemente sus activos fijos.

 

Si los activos fijos de una empresa ya están produciendo a plena capacidad y que tiene una alta rotación de activos fijos, entonces puede ser capaz de expandirse mediante la inversión en activos fijos más para generar ventas adicionales. Una baja rotación de activos fijos puede indicar que la empresa ha invertido en demasiados activos fijos, y debería de aumentar las ventas o vender esos activos con el fin de reducir los costos.