Para Software de Activos el uso de la nube para guardar información y al gran avance que se ha tenido en la virtualización, proporciona agilidad y eficacia para lanzar nuevos servicios de forma instantánea y ampliar su infraestructura de almacenamiento que se puede llegar a tener en una empresa. Sin embargo, la falta del control físico o puntos de entrada y salida definidos producen un conjunto de problemas de seguridad: datos revueltos en entornos compartidos, el abuso del usuario con privilegios, y respaldos, eliminación de datos, filtración de datos, requisitos reglamentarios geográficos, súper administradores de la nube y muchos más. Afortunadamente, los expertos concuerdan que el cifrado es el control de unificación de seguridad en la nube, lo que le permite proteger, controlar y cumplir.
En Software de Activos Fijos una de las ventajas de los servicios en la nube es que se puede operar a escala y seguir disfrutando de una completa seguridad. Es similar al modo en que se administra la seguridad en la actualidad, con la diferencia de que existen otras formas de proporcionar soluciones de seguridad que afrontan otros aspectos preocupantes.
Para el Control de activos fijos la seguridad en la nube no cambia la manera con la que se administra la seguridad, en relación a la prevención, la detección y la resolución, este tipo de seguridad permite realizar las actividades de manera más ágil. La seguridad en la informática y el almacenamiento en la nube es un servicio que ha de rápido crecimiento que ofrece muchas de las funciones que tiene la seguridad de las TI. Esto incluye la protección de información crítica frente al robo, la filtración de datos y la eliminación.
En Software de Activos el almacenamiento de los datos suele exigir ciertos requerimientos de conformidad, sobre todo para guardar números de tarjetas de crédito o control de activos entre otras. Muchos proveedores de la nube ofrecen informes de auditorías de terceros para garantizar que disponen de procesos internos y su eficacia a la hora de administrar la seguridad en las instalaciones en las que se almacenan sus datos.
La computación en la nube ha revolucionado la forma en que el usuario final utiliza Internet, pero también el prestador de servicios y aplicaciones en línea se ha visto beneficiado de las ventajas de esta tecnología, tales como una implementación flexible que permite organizar de manera mucho más ajustada que con los medios tradicionales los costes de cualquier proyecto desde el inicio del mismo. La computación en la nube ha cambiado la forma de realizar los negocios. La capacidad de procesamiento y almacenamiento, y de las aplicaciones, incrementa la innovación y la colaboración. Ante el creciente número de dispositivos conectados, la nube da la posibilidad de aumentar o disminuir la capacidad para responder rápidamente a las cambiantes condiciones del mercado, relacionadas con el cumplimiento de las normativas, la fuga de datos y el acceso no autorizado.