En Software de Activos Fijos hemos escrito en otras ocasiones sobre la Depreciación y esta vez hablaremos sobre la Depreciación Acumulada.

La Depreciación Acumulada es la cantidad total de la devaluación de que una empresa se hizo cargo durante la vida de cada activo. Por lo general, una empresa debe registrar los gastos por depreciación de cada mes, y luego el gasto de depreciación pasa a formar parte de la Depreciación Acumulada para dar seguimiento a la depreciación total.

Tipos de depreciación
Asiento
Para registrar la depreciación, los gastos de depreciación de débito y la depreciación de crédito acumulado cada mes se registra en el libro de contabilidad general. El gasto de depreciación es el margen de la utilidad neta del asiento, mientras que la depreciación acumulada controla una cuenta de balance.

Contra cuenta
La Depreciación Acumulada es una contra cuenta para un activo. Como contra cuenta, las cuentas de contra activos mantienen un saldo positivo, mientras que aparecen como un activo en el balance. La depreciación acumulada es una contra cuenta para un equipo o cuenta de activo depreciable. Como contra cuenta, la depreciación acumulada disminuirá su cuenta asociada.

Presentación del balance
La Depreciación Acumulada aparece directamente bajo el activo depreciable. Entonces el neto del activo depreciable y la cuenta de depreciación acumulada mostrarán el equipo neto, o activo amortizable, en el balance general.

Depreciación total
Al leer un balance, la Depreciación Acumulada es la cantidad total de la depreciación deducida de un activo depreciable. A diferencia de los gastos de depreciación, que sólo muestra la depreciación del período, la depreciación acumulada revelará toda la depreciación desde que la compañía adquirió el activo depreciable.

Relación entre Depreciación Acumulada y Gastos de Depreciación

La Depreciación Acumulada y los gastos de depreciación son dos conceptos contables relacionados. El término “depreciación” se refiere a la pérdida de valor de un activo por el uso a lo largo del tiempo. Por lo tanto, el gasto de depreciación es el cargo periódico al costo de compra original del activo. Las compañías utilizan métodos racionales y sistemáticos para aplicar el costo del activo a los gastos durante la vida útil del mismo. El monto total del gasto de depreciación que ha sido cargado hasta dicho momento se llama Depreciación Acumulada, que es la reducción directa del costo original del activo.

Gasto de depreciación
El gasto de depreciación es el resultado de la asignación del costo del activo basado en el uso del mismo. Dado que los activos fijos no se utilizan en un periodo contable único, las empresas incurren en dicho gasto sólo en la cantidad que corresponde al uso del activo en ese período. Cotejar los gastos de depreciación del activo con su uso asegura que el costo total del activo se asigne en el tiempo para que coincida con los ingresos que el activo ayuda a generar en cada período. Como resultado, las empresas pueden reportar adecuadamente el gasto de depreciación en la cuenta de resultados y restarlos de los ingresos brutos para generar los ingresos netos.

Depreciación acumulada
A medida que las empresas cargan el costo de los activos a los gastos de depreciación, estos se acumulan. Cuando la Depreciación Acumulada es igual al costo del activo, menos cualquier valor residual, las ganancias de la venta del activo después de que se ha dejado de utilizar, se considera que el activo está totalmente depreciado. La depreciación acumulada se reporta en el balance general como una cuenta negativa a la cuenta de activo. Para registrar la depreciación de activos, las empresas cargan la cuenta del gasto de depreciación con el gasto de depreciación incurrido y abonan en la cuenta de Depreciación Acumulada para añadir los gastos de depreciación actual al saldo existente de la depreciación acumulada.

Mientras que el gasto de depreciación es un reflejo de la disminución del valor del activo, la Depreciación Acumulada es la forma de medir el valor restante del activo. Las empresas informan el valor inicial de un activo con su valor de compra inicial y mantienen el costo histórico según lo registrado en el balance general, sin ningún ajuste para revaluar el activo de acuerdo al cambio del valor justo de mercado. Sin embargo, las empresas deben informar de cualquier pérdida en el valor del activo por los usos del mismo mediante el registro en cada ejercicio contable del valor del activo neto, que es el valor de los activos restantes después de la depreciación total acumulada. Matemáticamente, el valor neto del activo se expresa como el costo de compra de un activo menos la depreciación acumulada.