En Software de Activos Fijos sabemos que los activos fijos son las principales fuentes de financiamiento de la empresa pero al igual que es importante llevar el control, tambien es bueno saber cuando ya son obsoletos por su desgaste físico.

La NIC 16 Propiedades Planta y Equipo nos precisa cuáles son las causas por las que un bien considerado como un Activo Fijo se dará de baja en libros.

  1. señala que “cuando se disponga de él”, la disposición estará vinculada a la transferencia del bien producto de la enajenación del mismo (venta) o mediante la transferencia gratuita, donación u otros.
  2. se refiere al desuso del bien como consecuencia de la no utilización. La empresa no generará beneficios económicos futuros.

El desuso de los bienes del Activo Fijo puede darse por distintas razones, tales como:

La obsolescencia es la insuficiencia que tienen ciertos bienes para ser utilizados para los fines por los que fueron producidos o referido a lo anticuado o inadecuado respecto de las circunstancias actuales.

La obsolescencia puede darse por distintas circunstancias:

  • El avance de la tecnología
  • La dificultad de encontrar repuestos y accesorios vinculados al uso del bien
  • El deterioro es la degeneración gradual de los bienes, producto de su uso o de factores externos (aspectos climatológicos o siniestros).
    Debemos tener en cuenta que la NIC 16 señala que la pérdida y la ganancia que surgen al dar de baja un elemento de propiedades y equipo se reconocerán en el resultado del periodo cuando la partida sea dada de baja en cuentas.

De acuerdo al párrafo 69, la disposición de un elemento de propiedades y equipo puede llevarse a cabo de diversas formas, tales como la venta o por donación.

Los ingresos de actividades ordinarias procedentes de la venta de bienes deben ser reconocidos y registrados en los estados financieros cuando se cumplen todas y cada una de las siguientes condiciones:

  • La entidad ha transferido al comprador los riesgos y ventajas, de tipo significativo, derivados de la propiedad de los bienes.
  • La entidad no conserva para sí ninguna implicación en la gestión corriente de los bienes vendidos, en el grado usualmente asociado con la propiedad, ni retiene el control efectivo sobre los mismos.
  • El importe de los ingresos de actividades ordinarias puede medirse con fiabilidad;
  • Es probable que la entidad reciba los beneficios económicos asociados con la transacción.
  • Los costos incurridos, o por incurrir, en relación con la transacción pueden ser medidos con fiabilidad.

Ahora ya sabes cuando se vuelve obsoleto un Activo Fijo en software de Activos fijos